QUE PASO QUE PASO DON RAMON

Su personajy también en el histórico programa dy también Chespirito tenía mucho dy también él. No solo por esy también carácter quisquilloso y al unísono adorable, sino asimismo por la vestimenta sencilla. Con tres matrimonios y diez hijos, Ramón supo dy también temporadas muy difíciles. Mas eso no ly también impidió renunciar al programa en pleno éxito, resignando mucho dinero: lo obligó su dignidad. Aquí, su historia


*

Don Ramón

Cuenta la historia de leyenda que el vestuarista tenía poco trabajo con Ramón Valdés: la remera desteñida por tantos lavados, los jeans gastados y las zapatillas viejas ya las traía el actor desdy también su casa. Todo puesto, claro. Era su ropa habitual. Pero había una prenda quy también el vestuarista debía tener ahí, preparada, junto a los zapatos de El Chavo, el delantal de Doña Florinda y el trajy también dy también marinero de Quicoel tradicional gorrito añejo dy también Don Ramón. Y eso que al finalizar cada jornada de grabación el actor se lo llevaba a su casa, asimismo puesto. Si prácticamente era suyo.

Tu lees esto: Que paso que paso don ramon

mas cada mañana, camino al estudio, Valdés solía acercarsy también a los chicos que encontraba en la calle. "Nací niño y prosigo siendo chavito: tengo el carácter dy también niño y los chavitos me entienden bien", había declarado el actor en varias ocasiones. De ahí que que siempry también se detenía a conversar con ellos. Les firmaba autógrafos, les hacía bromas. Y uno solía llevarsy también de regalo el enorme premio: el gorrito de Don Ramón.


Ramón Valdés en sus años mozos, en el momento en que buscaba abrirsy también camino en el cinstituto nacional de estadística (Twitter


Un video pocas veces visto: Ramón Valdés y Luis Miguel (Youtube)

En mil novecientos ochenta y siete Ramón volvió a la televisión azteca con el programa ¡Ah, qué Kiko! al lado de Villagrán, quien no contaba con los derechos dy también Quico. A Valdés, en cambio, Chespirito jamás ly también impidió ser Don Ramón. No tenía por qué: sabía que ese personaje no ly también pertenecía. Pero esta nueva apuesta televisiva no resultó: ¡Ah, qué Kiko! continuó al aire apenas unos meses.

Para entonces su salud ya estaba muy deteriorada. Todo se debía al cigarrillo. En los pasillos dy también los estudios de Televisa, donde se grababan los ciclos de Chespirito, absolutamente nadie fumaba: la prohibición era taxativa. Menos para Monchito, claro, quien incluso solía despertarsy también a la madrugada con la única pretensión de encender un cigarrillo. La primera consecuencia fuy también un cáncer dy también estómago. Lo operaron. Y los médicos ly también aconsejaron —ly también pidieron, le rogaron…— que abandonara ese mal hábito. ¿La respuesta? Ramón asimismo fumaba en su habitación del hospital.

Ver más: Objetivos De La Ucr En 1891, Historia De La Unión Cívica Radical (1903

Pesy también a la cirugía el tumor sy también terminó expandiendo, afectando su columna vertebral. El pronóstico fuy también cruel: ly también quedaban seis meses dy también vida. Ramón Valdés murió el ocho dy también agosto dy también mil novecientos ochenta y ocho a los 6cuatro años, en exactamente la misma urbe quy también lo vio nacer y asimismo consagrarse. Pero lo hizo prácticamente 4 años después de que los médicos ly también hubieran dado aquel pronóstico fatídico.

Su entierro congregó a una multitud. Asistió su gran amigo Carlos Villagrán, por supuesto. Pero asimismo el Señor Barriga y el maestro Jirafales (para los puristas, Édgar Vivar y Rubén Aguirre, respectivamente). Frente al cajón una mujer lloró sin consuelo durante dos horas; sy también llamaba Angelines Fernández, la conocían como la Bruja del 71.

Ver más: Manual De Como Entender Os Homens No Relacionamento, Como Entender Os Homens

En cambio, María Antonieta dy también las Nieves no pudo concurrir: sy también encontraba trabajando en Perú. Durante años lamentaría no haber acompañado a Ramón Valdés en sus últimos días, y en su adiós. Por el hecho de que en la ficción, la Chilindrina hubiese despedido a su padre; en la vida real, María Antonieta casi que haría lo mismo…

A absolutamente nadie ly también extrañó que Florinda Meza no sy también acercara a dar el pésame. Su cuñado, Horacio Gómez Bolaños (Godinez en la ficción), sí lo hizo. Y Roberto Gómez Bolaños asimismo podría haber asistido… Tiempo después el propio Chespirito reconoció como un enorme error no haber ofrecloco sus respetos a quien hizo por él lo máximo que uno puedy también hacer por el otro: provocarle una sonrisa.


Para la nostalgia: El Señor Barriga, Doña Florinda, El profesor Jirafales, La Chilindrina, La Bruja del 7uno y El Chavo del 8, en la vecindad más famosa
Ramón Valdés (Twitter: <br></div><!-- .entry-content -->

</article><!-- #post-## -->
<div class=

Artículos similares